Es posible que la necesidad de construir robots sea sólo la proyección de nuestro deseo de perfección e inmortalidad, un deseo egoísta, vacío y deformado. Puede ser que la lógica frialdad de su inteligencia artificial sea pretexto para evitar aquello que nos genera incertidumbre como seres humanos y algo que nos vincula en la intimidad de nuestra frágil y compleja humanidad como lo es la sexualidad. Sin embargo aunque actualmente no existe una máquina que cognitivamente se nos parezca de una manera total, si existen robots con inteligencia artificial que imitan nuestros procesos básicos e importantes para nuestra sobrevivencia y desarrollo. La inteligencia, el aprendizaje, la memoria son procesos cognitivos que entendemos al tratar de imitarlos, cuando se hace la traducción de la información de los datos biológicos a los informáticos y cuando ésta se implementa en un software que imita y se fundamenta en la estructura del cerebro humano. ¿Es el pensamiento humano y de los robots sólo un conjuntos de datos, de información transformada y elaborada por procesos y operaciones biológicas o informáticos según el caso?¿O existen procesos y datos que son inherentes únicamente a los seres humanos?¿Es por ejemplo la sexualidad un proceso que deba entender un robot?

Seguir leyendo “Robótica y automatización”

Anuncios