La memoria es algo que todos damos por hecho, es algo casi como respirar. Algunas veces somos mas conscientes de ella como cuando necesitamos aprender algo específico para un examen, para un trabajo o cuando vamos al supermercado y memorizamos rápidamente  lo que nos hace falta. Pero hagamos una breve prueba: ¿recuerdas lo que comiste ayer? Fácil ¿no? Que tal si tratas de traer a tu mente lo que comiste hace un mes, eso es más difícil… Pero ¿recuerdas como era el patio de la escuela donde jugabas cuando eras niño? Seguro tienes un recuerdo vago. Esto plantea algunas preguntas: ¿Por qué podemos recordar algunas cosas y otras no?

Seguir leyendo “La traición de la memoria: modelos”