Oliver Sacks fue un gran neurólogo en muchos sentidos. Tal vez por lo que los psicólogos lo admiramos tanto es porque en un área que puede llegar a ser tan fría como lo es la medicina, él siempre encontró la humanidad en las enfermedades. A continuación hablaré sobre “El caso del pintor ciego al color”, que se encuentra en el libro “Un antropólogo en Marte”, un excelente libro para las mentes que no se dejan de sorprender sobre los misterios que aun guarda nuestro cerebro.

El color, su percepción y traducción ha intrigado por mucho tiempo a los científicos y médicos. En el siglo XVII Locke hablaba de nuestros sentidos como si fueran solamente órganos receptores y pasivos. En el siglo XIX se unió esta idea con la del cerebro y se creía que la percepción visual eran “datos sensoriales o impresiones transmitidas desde la retina hasta la zona visual primaria del cerebro, en una correspondencia exacta, punto por punto y ahí se experimentaban, subjetivamente, como una imagen del mundo visual” (Sacks, 1995). No se consideraba el que el color estuviera separado, sino que era parte integral de la misma imagen. Pero ¿qué pasa cuando una persona deja de ver los colores, pero si puede ver el mundo en blanco, negro y grises? Si el color es parte de la imagen, al ser incapaces de verlo la imagen debería desaparecer. O al menos eso se creía.

Seguir leyendo “El caso del pintor ciego al color. De Oliver Sacks”

Anuncios